Preguntas frecuentes

El Ácido Ascórbico, el Bicarbonato de Potasio y la Ribosa se presentan en sobres sellados y predosificados, al vacío y en ausencia de humedad ambiental. En forma cristalina pura son extremadamente inestables, altamente higroscópicos (absorben fácilmente la humedad) y el ácido ascórbico es altamente fotosensible (se altera por efecto de la luz solar visible y también de la luz UV). Por todo ello, es necesario que la preparación de la solución se realice unos minutos antes de ser ingerida, en unos 20 cc de agua fría y sin utilizar cucharillas metálicas.  Cuando se disuelve en agua debe apreciarse una leve efervescencia.

La literatura científica habla de la posibilidad de que la ingesta de ácido ascórbico en altas dosis (más de 10 gramos/día durante largos períodos de tiempo) pueda presentar riesgos para la salud.

En el caso del Ascorbato de Potasio la dosis empleada es extremadamente pequeña y está dentro de la Dosis Diaria Recomendada. Hay que tener en cuenta también que la suministración 3 veces/día distanciadas varias horas una de la otra, no acumula el Ácido Ascórbico presente en el compuesto, ya que su vida media en el organismo es de varias horas, para transformarse primero en ácido oxálico, que es eliminado por vía renal.

Las dosis de potasio indicadas en nuestros protocolos no presentan ningún riesgo para la salud, ya que son mucho menores que la Cantidad Diaria Recomendada (CDR) por la Comisión Científica Europea, de 3 gramos/día.

La ribosa juega un papel importantísimo en el metabolismo celular y es el azúcar implicado directamente en la síntesis de ADN y ARN. Además, es el precursor fundamental en la producción de ATP, definido coloquialmente como la energía celular.

Nuestro cuerpo es capaz de sintetizar la ribosa, pero en determinadas condiciones este proceso de síntesis puede estar limitado o dañado. Cuando se ingiere oralmente, se metaboliza y no interfiere (al menos con las dosis que la Fundación utiliza) con la glucólisis (metabolismo de los azúcares en la célula).

La formulación con ribosa se aconseja siempre en presencia de una patología declarada o también en prevención, pero con significativos factores de riesgo. La formulación sin ribosa se aconseja en una prevención “estándar”.

Se trata de dos fórmulas eficaces, pero que se diferencian en la velocidad de “transferencia” del potasio del ambiente extracelular al intracelular (citoplasma). La ribosa desarrolla una actividad catalítica que induce lo que hemos llamado (quizás inapropiadamente) “efecto turbo”.

A modo de prevención y mantenimiento del organismo, se aconseja tomar Ascorbato de Potasio por tiempo indefinido.  Debido a que el Ácido Ascórbico tiene una vida muy corta en el organismo humano antes de ser excretado por la orina, no se produce la acumulación del mismo. La Ribosa y el Potasio entrarán en las rutas metabólicas celulares normales.

Por ello es necesario tomar regularmente el compuesto, para evitar situaciones de riesgo para el organismo, especialmente en personas con patologías degenerativas en activo.

No existen efectos colaterales de cualquier tipo documentados. El ascorbato de potasio puede ser tomado por tiempo indefinido, naturalmente bajo control regular de los parámetros clínicos por parte de la Fundación o de un médico de referencia.

Si, siempre y cuando se realice un control regular de la glucosa y la insulina (en caso de necesitarla), al menos al iniciar el tratamiento con Ascorbato de Potasio. ¡No se descartan sorpresas positivas!

El ascorbato de potasio tiende a regularizar la tensión. Para personas con hipertensión, se recomiendo llevar un control regular de la misma, sobre todo al iniciar el tratamiento con Ascorbato de Potasio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies